Nueva Centralidad

  • Estudiantes: Karina Ovalle Tapia

Para el trabajo realizado en taller era necesario contextualizar cuál era nuestra definición de “Buen Vivir” y desde postura desarrollar la renovación urbana en uno de los dos polígonos propuestos: uno en las cercanías del aeropuerto de Santiago, principalmente agrícola; y un segundo polígono ubicado en la comuna de San Joaquín, en la calle Carlos Valdovinos, de carácter industrial.
Nuestro polígono estudiado es el que corresponde a la comuna de San Joaquín. Para poder abordarlo fue necesario conocer el contexto inmediato y la relación que se tiene de este polígono con los anillos de desarrollo urbano de Santiago, bajo este análisis pudimos vincular parte de nuestro desarrollo y propuesta al conocido “Anillo de Hierro” que delimita el centro de la ciudad y al que se encuentra adosado nuestro polígono.
Conociendo así lo más general, el segundo paso fue estudiar en detalle los alrededores como el interior del polígono y evaluar cómo realizar nuestra renovación urbana relacionándola con nuestra definición como grupo de Buen Vivir – el que se vincula en la capacidad que tienen los habitantes de recorrer el espacio peatonalmente y experimentarlo en primera persona. Fue así como decidimos trabajar con la posibilidad de transformar este lugar en un espacio permeable, que lograra conjugar los servicios básicos que ofrece un centro comunal (municipalidad, salud, deporte, etc.) con las industrial existentes, que brindan carácter al lugar y lo vincula con su origen histórico; como también la renovación habitacional. Haciendo que todas estas actividades convivan en un mismo plano y desde la unión del Nuevo Espacio Público, que nace de la fracturación de los límites espaciales actuales y de la nueva interpretación del espacio resultante, convirtiéndose así en un Soporte, que propone una lógica similar a los Espacios Compartidos.