Sistema Hospitalario Móvil para Emergencias

  • Estudiantes: Bianca Natalie Cabello Flores
  • Profesor Guía: Alberto Montealegre K.

En Chile estar preparados para una emergencia de cualquier tipo es una necesidad y no un privilegio. Sobre todo en temas de salud pública. Luego del 27F, la red de hospitales estaba compuesta por 183 establecimientos de los cuales 132 se encontraban ubicados en el área afectada y de estos casi el 40% presentaba daños severos en su infraestructura. Es difícil hacer frente a una situación de este tipo y más cuando aún existe equipamiento de diverso tipo emplazado en áreas potenciales de riesgo. Es hora de que entendamos nuestra responsabilidad como arquitectos es hacernos cargo de lo móvil e impredecible y entender la arquitectura desde la emergencia. El objetivo principal que se busca satisfacer mediante el desarrollo de un Sistema Hospitalario Móvil para Emergencias es subsanar la falta de preparación que posee el país para enfrentar las consecuencias tras un desastre o catástrofe natural. El proyecto busca esencialmente responder a las posibles necesidades programáticas y espaciales que se presentan para la óptima atención médica de las personas afectadas. Este debe ser capaz de apoyar de forma rápida y eficiente desde los inicios de la catástrofe hasta que esta se encuentre neutralizada. La propuesta se plantea como una unidad de paso y derivación, por lo que su capacidad de camas es reducida y enfocada a la recuperación post cirugía o tratamiento. El sistema se plantea como un elemento capaz de auto sustentar su funcionamiento y donde la prefabricación juega un rol fundamental, ya que permitirá su reutilización (posibilidad de armar, desarmar y almacenar) para diversos eventos, además de facilitar y por ende acelerar,  el proceso de traslado y montado donde sea requerido. El proyecto sería transportado vía aérea, contando con la cooperación del Ejército de Chile y su flota de aeronaves especializadas en el traslado de emergencias. Esto da origen a una estructura liviana mixta compuesta por: un piso elevado, la envolvente una carpa neumática capaz de resistir condiciones climáticas extremas y el interior un sistema de paneles livianos prefabricados en cuanto a estructura e instalaciones. Su financiamiento y logística seria mixta. Se deberá contar con un equipo multidisciplinario compuesto por integrantes del ministerio de salud y de la onemi que sean capaces de evaluar una situación de catástrofe y un plan de almacenamiento pasivo del proyecto. Los profesionales utilizados para el funcionamiento de este estarían incluidos en una nómina y acudirían al llamado según la demanda y magnitud del desastre. Para el montaje se utilizaría la mano de obra voluntaria supervisada por dos encargados de montaje entrenados durante el período de prevención. Una vez neutralizada la emergencia el proyecto será desarmado, desinfectado y almacenado nuevamente para su reutilización en un próximo evento que ponga en riesgo la salud de la población de un área en particular.